Bolinfo Under del 06 - 09 - 06

 

¡Hasta mañana señor!

Transcurría el mes de Diciembre del 2007 y un señor de edad, atravesando la Plaza de Mayo, se acercó a la Casa Rosada y se dirigió a un Granadero que allí hacía guardia: 

- Por favor, quisiera entrar y hablar con el presidente Kirchner.

El Granadero miró a la persona y le dijo:

- Señor, el Sr. Kirchner no es más el Presidente y no viene más aquí.

La persona dijo:

- Esta bien- y se fue. 

Al día siguiente la misma persona de edad se acercó a la Casa Rosada y habló con el mismo granadero:

- Por favor, me gustaría entrar y hablar con el presidente Kirchner.

El soldado nuevamente dijo:

- Señor, como ya le dije ayer, el Sr. Kirchner no es más el presidente y ya no viene más aquí.

La persona agradeció nuevamente y se fue. 

Al otro día él volvió, se acercó a la Casa Rosada y habló con el mismo guardia:

- Por favor, quisiera entrar y entrevistarme con el presidente Kirchner.

El soldado, comprensiblemente molesto, miró a la persona y le dijo:

- Señor, este es el tercer día seguido que usted viene y pide hablar con el Sr. Kirchner. Yo ya le dije que él no es más el presidente, ni viene más aquí. ¿El señor no entendió? 

La persona miró al soldado y le dijo:

- Sí, yo entendí perfectamente, más ¡Es tan agradable escuchar esa repuesta! 

El granadero, en posición de firme, hizo una vigorosa venia y dijo:

- ¡HASTA MAÑANA, SEÑOR...!


 

Cortitos...

-¡Hombre, Juan! ¡Cuánto tiempo! ¿Qué es de tu vida?

-Bah... pues nada. Bueno, sí, que tengo 10 hijos...

-¿Diez hijos?? ¿Con la misma??

-Sí,   pero con tres mujeres diferentes.


Un hombre le pregunta a otro:

- Juan, cómo se dice? cliptoris, clitoris o clitorís?

- Joder, hombre; de preguntármelo ayer, lo tenía en la punta de la lengua.


 

LA FÁBULA DEL BOLUDO

 

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertían con el boludo del pueblo, un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y limosnas. Diariamente algunos hombres llamaban al boludo al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 400 reales y otra de menor tamaño, pero de 2000 reales.

 

Él siempre cogía la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos. Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, le llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y este le respondió: Lo sé, no soy tan boludo, vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más mi moneda.

Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

La primera: Quien parece boludo, no siempre lo es.

La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos boludos de la historia?

La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.

Pero la conclusión más interesante es:

Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos. Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.

"El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser boludo ........ delante de un boludo que aparenta ser inteligente".

 


Para un taller de teatro. 

Esposa: A dónde vas?
Marido: Salgo un rato. 

Esposa: Te vas con el auto?
Marido: Sip 

Esposa: Tenés nafta?
Marido: Sí, ya le puse. 

Esposa: Vas a tardar mucho?
Marido: No, una horita nomás. 

Esposa: A dónde vas?
Marido: No sé... por ahí... a dar una vuelta.

Esposa: Y no preferís ir caminando?
Marido: No, voy con el auto. 

Esposa: Me traés un helado?
Marido: De qué lo querés?
Esposa: De mango
Marido: Listo, a la vuelta paso por la heladería y te traigo. 

Esposa: A la vuelta?
Marido: Y sí... si no se derrite
Esposa: Por qué no vas ahora, volvés y me lo dejás?
Marido: Mejor a la vuelta, va a ser mejor
Esposa: Tá... 

Marido: Cuando vuelvo tomamos el helado juntos.
Esposa: Pero no te gusta el mango
Marido: Me compro otro
Esposa: Traé de vainilla!
Marido: Tampoco me gusta la vainilla
Esposa: Traé de chocolate entonces, que nos gusta a los dos
Marido: OK. Besos, vuelvo en un rato 

Esposa: Che...
Marido: Qué?
Esposa: Mejor chocolate no... ¡traé sambayón!
Marido: No me gusta el sambayón!
Esposa: Entonces traeme mango a mi y vos lo que quieras
Marido: Fue lo que dije al principio...
Esposa: Estás siendo irónico?
Marido: Nop... me voy... 

Esposa:  Dame un beso!
Marido: Bueno... (beso) 

Esposa: Vas con tu auto o con el mío?
Marido: Con el mío 

Esposa: Usa el mío, tiene CD. El tuyo no...
Marido: No voy a oír música, voy a despejarme un poco... 

Esposa: Necesitás despejarte?
Marido: No sé, cuando salga te digo. 

Esposa: No tardés!
Marido: No tardo... (abre la puerta) 

Esposa: Amor...
Marido: Y ahora qué? 

Esposa: Epa! Qué grosero! Ahora andáte!
Marido: Amor... estoy intentando irme y no me dejas. 

Esposa: Por qué querés ir solo? Te vas a encontrar con alguien?
Marido: Que querés decir?
Esposa: Nada... dejá... 

Marido: Vení acá (cariñoso)... Creés que te estoy engañando con alguien?
Esposa: No... claro que no... pero vos viste cómo es...
Marido: Cómo es qué?
Esposa: Los hombres!
Marido: Estás generalizando o estás hablando de mí?
Esposa: Estoy generalizando
Marido: Entonces no se aplica a mí. Sabés que no te haría algo así.
Esposa: Tá bien... andá entonces.
Marido: Me fui. 

Esposa: Ché...
Marido: Ay por Dios! Qué?!
Esposa: Llevate el celular, tonto !
Marido: Para qué? Para que me estés llamando constantemente?
Esposa: No. Pero por si pasa algo.
Marido: No te preocupes... 

Esposa: OK... Perdoname por la desconfianza. Es que te extraño!
Marido: Está bien. No quise contestarte así. Te amo.
Esposa: Yo también! 

Esposa: Puedo usar tu celular?
Marido: Para qué?
Esposa: Los jueguitos!
Marido: Querés mi celular para jugar?
Esposa: Sip
Marido: Usá la computadora, hay un montón de juegos ahí.
Esposa: No entiendo ese aparato...
Marido: Y para qué me hiciste que te la comprara el mes pasado?
Esposa: No importa... entonces llevate el celular porque si no, lo voy a usar.
Marido: Usálo... no hay nada importante en él.
Esposa: Sí?
Marido: Sí.
Esposa: Dónde está?
Marido: Qué cosa?
Esposa: ¡Lo que debería estar en el celular y no está!
Marido: Qué?
Esposa: Nada! Olvidáte! 

Marido: Estás nerviosa?
Esposa: No, no estoy.
Marido: Entonces me fui! 

Esposa: Che!
Marido: QuééééÉÉÉÉ!!??
Esposa: No quiero más el helado!
Marido: Ah no?
Esposa: No!
Marido: ¡Entonces yo no voy a salir!
Esposa: ¿Ah no?
Marido: No!
Esposa: Entonces te quedás conmigo?
Marido: No, me aburriste. ¡Me voy a dormir!
Esposa: Estás nervioso?
Marido: SÍ! 

Esposa: Y por qué mejor no te vas a dar una vuelta para despejarte?

 


CIBERSUEGRA del libro SUEGRAS, NUERAS Y CUÑADAS"

No pude soportar que mis amigas se intercambiaran sus direcciones de e-mail como antaño lo hacían con las recetas de cocina. Así que, finalmente... me compré la computadora!!!

Cambié el interlock por la Internet. El chapar por el chatear. La hernia de disco por el disco rígido. El tic nervioso por el doble click. La medibacha por la multimedia. En lugar de engordar... me maximizo.

Vivo pendiente de los e-mail que pudiera recibir. Padezco una compu-dependencia compulsiva.

Pero, al menos, mejoré la relación con mis nueras y con mis hijos. Con ellos me comunico a través de los mails. Y ya no corro el riesgo, el peligro, de despertarlos con mis llamadas inoportunas, ni de respuestas desganadas, apuradas o agrias.

No me entero si, al leer el mail, mi nuera dice: "qué divina es tu mamá, nos mandó un mail, ya se lo estoy contestando!!". O dice: "otra vez tu vieja hinchando los Web!! Contestáselo vos, que para eso es tu madre!!".

Y si no me responden pronto, no me corto ni las venas ni los cables. Tampoco se me cae la moral... Sólo pienso que se les cayó el sistema.


Reenvía este Bolinfo Under a las personas que creas que les vaya a interesar, o si prefieres puedes suscribirla mandándome su dirección electrónica a

Los Bolinfos Under también los puedes leer desde bolinfodecarlos.com.ar . Se autoriza su reproducción total o parcial mencionando la fuente. También puedes enviarme artículos o lo que desees para incorporar a los Bolinfos. Si no quieres recibir más los Bolinfos responde a este e-mail indicando "Remover" en el subject o asunto.

Humor