La verdad jamás estará en los ignorantes, en los cobardes, en los cómplices, en los serviles y menos aún en los idiotas.

La Educación es un derecho social y no una mercancía.

Por Docentes contra la Ley.

La nueva Ley de Educación Nacional que propone el gobierno es la continuidad de la Ley Federal de Educación (24.195) sancionada en el año 1993 durante el gobierno de Menem. Ambas leyes tienen un carácter claramente neoliberal por los siguientes puntos: 

Esta ley constituye una de las partes integrantes de un paquete de leyes en materia educativa que profundizan los planteos iniciados por la Ley Federal (24.195). Este paquete se arma de:

Ley de Financiamiento Educativo:

Los conceptos de “financiamiento”, “eficiencia”, “inversión” son extraídos del contexto de la economía con fuerte impronta financiera y aplicados en el ámbito de la educación. Nos plantean la educación como una inversión para las necesidades de las empresas y NO como un derecho social de nuestro pueblo.

Esta ley prevé un incremento del presupuesto destinado a Educación del  6% del PBI para el 2.010, siendo actualmente de 4%. Esta promesa ya se contemplaba en el artículo 61 de la Ley Federal de Educación. Al mismo tiempo establece que el 60 % lo aportarán las provincias y el 40 % Gobierno Nacional. Así el Estado continúa desentendiéndose de las problemáticas de las provincias y profundiza la descentralización de la educación pública.

Este incremento aparece subordinado de la recaudación fiscal y no prevé procesos inflacionarios.

Ley de Educación Técnica:

Esta ley avanza en el proceso privatizador de la educación, ya que le otorga a los capitales privados toda la cobertura jurídica para legalizar su injerencia en las escuelas públicas, tanto en la participación del financiamiento como su intervención en la elaboración de los planes de estudio y en la formación de los alumnos como de los docentes.  

En función a esto es que por un lado propusieron el canje a los acreedores de deuda por inversiones de educación, y por el otro hacer de las pasantías, donaciones, o patrocinio educativo, de las empresas formas para que estas se vean exentas de pagar impuestos. Dos claras maneras de seguir utilizando a la educación como una mercancía para lucrar, y no como un derecho social.

Ley de Enseñanza Superior:

Continuando con la terminología financiera en la educación, esta ley establece el marco regulatorio para la formación superior, tanto universitaria como no universitaria, y en clara continuidad con la Ley Federal de Educación en su artículo 4 dice son objetivos de la Educación Superior, además de los que establece la ley 24.195 en sus artículos 5º,6º,19 y 22”.

En síntesis:

1.       La nueva Ley de Educación Nacional por lo tanto forma parte de un conjunto de leyes que no están en discusión (financiamiento, educación técnica, superior), y la cual son la base material del sistema educativo.

2.       La nueva Ley de Educación Nacional es parte de un plan de profundización de las políticas neoliberales en la educación. Para esto se han dado el trabajo de segmentar la legislación a fin de dificultar la resistencia a estas políticas. De una Ley Federal Nacional, han pasado 4 leyes.

3.       El estado sale de un rol de garante de la educación al establecer un financiamiento descentralizado y a la vez centraliza el marco ideológico para nuestro país.

4.       El documento base que proponen para el debate tiene un carácter muy amplio y general, lo cual genera ambigüedades, característica principal que posibilita múltiples interpretaciones. Situación que ya hemos vivido con la nefasta Ley Federal de Educación.

5.       Estas leyes responden a los planes educativos que tienen los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial para países dependientes como el nuestro. 

El mecanismo de debate que nos proponen es un verdadero CIRCO para que todos nos sintamos parte y responsables del futuro de la educación.

  1. El Ministerio de Educación manda a discutir 20 ejes de preguntas sobre la educación, habiendo llegado a 3 días del 5 de julio “Jornada Nacional de debate”, el cuadernillo con el documento base y las preguntas de consulta. Casualidad que plantean este debate en medio del Mundial de fútbol, a dos semanas de terminar las clases.

  2. Mientras “ellos” desde septiembre del año pasado vienen discutiendo en las estructuras gubernamentales esta Ley, pretenden que los docentes debatan sólo en 1 día de trabajo durante 4 u 8 horas. A su vez, proponen discutir y responder las preguntas-ejes en grupos, segmentando aún más la discusión colectiva.

  3. Una realidad de las escuelas es la presión que generan las conducciones, ya que ellas también tienen la presión de cumplir con este circo. Esta presión lo único que genera es no poder discutir y tener que cumplir formalmente legitimando esta farsa.

  4. Esto nos muestra que está claro que esta ley ya está definida, y que estas jornadas de debate y participación son lindos vestidos para legitimar la ley que regirá en nuestro país durante los próximos años. El carácter democrático de esta discusión termina en el mismo momento en que sólo contestando unas preguntas, y con un espacio para la opinión personal nos quieren hacer creer que nuestras voces se harán escuchar entre tantos intereses mezquinos.

Por todo esto proponemos:

  1. Discutir en base al documento base propuesto por el Ministerio de Educación, con la Ley Federal de Educación en la mano, y no someterse a un acto formal de consulta respondiendo simplemente las preguntas.

  2. No firmar el documento, ni la consulta, para no avalar la mentira y el engaño.

  3. Mantener un espacio de discusión colectiva y de reunión, donde poder profundizar y unificar la resistencia a estas leyes. Como docentes debemos tenemos que tener una participación activa defendiendo la educación pública, laica y gratuita.

Docentes contra la Ley: 

Educativos