La verdad jamás estará en los ignorantes, en los cobardes, en los cómplices, en los serviles y menos aún en los idiotas.

Investigación por el robo del Banco Río.

Todas las hipótesis conducen a la SIDE. Los investigadores ya definieron el perfil de los asaltantes. Para ellos son antiguos efectivos de la Central de Inteligencia provenientes de fuerzas de seguridad o militares. La búsqueda se basa en robos anteriores. Una por una, las claves de la pesquisa.

Toda la investigación del robo al Banco Río de Acassuso está concentrada en un grupo de ex integrantes de la SIDE que ya actuó en robo de bancos, incluso en el exitoso golpe que se pegó, boquete mediante, en el Banco de Crédito Argentino de Recoleta.

En la Central de Inteligencia actuaron efectivos provenientes de fuerzas de seguridad y militares, con experiencia de haber revistado en grupos comandos, por ejemplo de la Marina, y así como fueron juzgados –y condenados– dos hombres con ese perfil por el robo al Banco de Crédito, ahora también la investigación está apuntada en esa dirección.

Además, la mirada va hacia algunos sujetos con un pasar económico asombroso, algo que va en línea con el cálculo aproximado de la inversión que requirió el robo de Acassuso: 500.000 pesos. Lo cierto es que, transcurridas tres semanas, se puede hablar de “líneas de investigación”, pero en concreto las evidencias existentes hasta ahora parecen no ser suficientes. La prueba está en que el fiscal Jorge Apolo no ha podido pedir hasta ahora la captura de ningún sospechoso.

Estas son las preguntas e interrogantes que se plantean ahora alrededor del golpe dado por los delincuentes contra el Banco Río:
 
1 ¿Hacia adónde apunta el centro de pesquisa?

Como ocurrió en casos anteriores, en el golpe de Acassuso hubo un grupo que planificó y que reclutó para el robo, por un lado a hombres con experiencia en el trabajo de boqueteros, y, por el otro lado, a sujetos con antecedentes de haber protagonizado robos a bancos a mano armada.

El punto clave es la cabeza, que financió el trabajo durante al menos seis meses, consiguió los planos, seguramente abrió una caja de seguridad, compró los gomones –uno de ellos costó 2500 dólares– y alquiló una quinta, cercana al lugar por donde salieron los delincuentes, desde donde se centralizó la construcción del túnel y la huida.

Según creen los investigadores, el robo requirió una inversión de unos 500.000 pesos, lo que incluye el mantenimiento de los integrantes de la banda por varios meses, la construcción del túnel, los dos gomones, la finca, las herramientas y cientos de otros gastos.
 
2 ¿Hay elementos que permitan afirmar quién protagonizó el robo al Banco Río?

Hay indicios, pistas, nombres, pero no pruebas categóricas que sirvan en un juicio. Todo apunta a ex integrantes de la SIDE que ya participaron en un golpe semejante. En el caso de los boqueteros del Banco de Crédito Argentino, resultó condenado Jorge Pomponi, quien fue agente de la SIDE e integró una banda con otros ex agentes.

Pomponi está en libertad. Pero en verdad las miradas apuntan, aunque hay alguna otra pista, a quienes fueron jefes y financistas de aquel golpe –también ex integrantes de la SIDE–, que estuvieron presos pero no fueron condenados porque, supuestamente, no se encontraron las pruebas suficientes. Algún dato, algún número permitió hacer una ilación con aquellos delincuentes, pero con eso no alcanza.
 
3 ¿Está la identidad de quienes entraron al banco a mano armada?

Las imágenes de las cámaras de seguridad son borrosas, pero se viene haciendo un trabajo de digitalización. La situación es parecida: hay indicios, se barajan nombres, pero la prueba de que hasta el momento no están totalmente identificados es que está tomada la decisión de dar a conocer los videos y con ello apelar al público para ver si puede aportar información que permita dar con la verdadera identidad de los que entraron.

En principio, se trabaja en dos andariveles. Que esta parte de la operación haya estado en manos de ladrones con antecedentes en robos de bancos a mano armada. Pero también se habla de hombres de la SIDE que provenían de fuerzas armadas y que han actuado como comandos. Hasta ahora, las imágenes se han comparado con personajes que provienen de esos dos ámbitos, pero habrá que ver si algún ciudadano, cuando las fotos digitalizadas se den a conocer, puede aportar elementos más categóricos.
 
4 ¿Se está investigando a integrantes de alguna otra fuerza?

Sí, del Servicio Penitenciario. La especulación es que un integrante de esa fuerza actuó en el golpe y que, además, sirvió de nexo con algunos delincuentes de frondoso prontuario. Habrá que ver si es cierto.
 
5 ¿Cómo consiguió la banda los planos para construir el túnel con tanta precisión?

Todavía no se sabe. Hay copias de los planos en numerosos lugares, incluyendo mantenimiento del banco, el municipio, las empresas de gas y de agua.  
 
6 ¿Cómo se comunicaban los delincuentes entre sí?

Tampoco se sabe. Hay testimonios de alguna llamada telefónica durante la tarde del viernes y eso está llevando a un estudio de todas las comunicaciones que se hicieron en la zona. Hasta el momento no se ha podido esclarecer cómo los ladrones se comunicaron esa tarde ni durante la construcción del túnel. Como es obvio, tal vez usaron un sistema de radio, pero ese aspecto sigue siendo una incógnita.
 
7 ¿Dónde se compró el gomón grande?

Se trata de un gomón Zodiac de los que no hay muchos en el país y tampoco hay muchas empresas que los importen. Por ahora no se detectó de dónde salió el gomón. Una hipótesis es que haya entrado por agua desde Uruguay, pero tampoco se puede descartar que finalmente se pueda encontrar quién lo vendió en la Argentina. El gomón grande –había otro más chico– se usó con un motor que ya fue encontrado y que se está analizando.
 
8 ¿Es cierto que los ladrones se fueron al exterior?

Es una especulación. “Si no tenemos claro quiénes fueron, menos sabemos si se fueron o no”, le dijo a Página/12 una fuente de la investigación. De todas maneras es difícil evaluar estas afirmaciones de los funcionarios: no está claro si saben más de lo que dicen y ocultan información para no perjudicar la pesquisa o si efectivamente carecen de elementos sólidos.
 
9 ¿Qué chances hay de encontrar a los responsables?

Algunos dicen que todo depende de los tres factores de error que hay en los grandes golpes: las mujeres, el uso demasiado rápido del dinero o el reducir en forma veloz y equivocada las joyas robadas. En el caso del gran golpe al banco de Niza, el elemento clave fue una mujer celosa que denunció a su pareja.

También en aquella oportunidad jugó un papel importante una venta apresurada, en el mercado negro, de lingotes de oro. La otra vertiente es que por un dato circunstancial, por un cruce de comunicaciones o una pequeña evidencia finalmente la pesquisa permita ubicar a algún sospechoso.

En la salida por el túnel, como era estrecho y bajo, más de un ladrón perdió pelo y dejó alguna evidencia que permite hacer pruebas de ADN. Tal vez allí resida alguna prueba contundente. El antecedente más reciente, el del Banco de Crédito, no abre las puertas al optimismo: de los aproximadamente 20 millones de dólares robados, no se recuperó casi nada.

Fuente: Pagina12

Informes