La verdad jamás estará en los ignorantes, en los cobardes, en los cómplices, en los serviles y menos aún en los idiotas.

Por culpa de Verbitsky la Argentina sería sancionada por el GAFI.

Por Guillermo Cherasny.

Verbitsky impide que se legisle sobre terrorismo porque está contra la figura del arrepentido. Quizá fue uno, ya que vivió en la Argentina durante todo el proceso protegido por la Fuerza Aérea.

Hace unos meses Kader Asmal, el presidente del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) perteneciente a las Naciones Unidas que monitorea las operaciones ligadas al terrorismo del narcotráfico, visitó nuestro país para exigir que el Congreso sancione dos reformas al Código Penal.

En concreto, pedía la incorporación o, para hablar técnicamente, la tipificación del delito de lavado de dinero y el de terrorismo. Las dos Cámaras del Congreso estaban bastante morosas en cuanto a la sanción de esta reforma. El presidente del GAFI anunció su visita de octubre pasado con un mes de anticipación y entonces el Senado y la Cámara de Diputados pusieron el pie en el acelerador.

Cuando el funcionario internacional concurrió a la Cámara de Diputados para plantear porqué esa Cámara demoraba la media sanción que tenía del Senado, recibió la sorpresa de uno de los diputados quien le dijo que estaba mal informado porque el delito de lavado de dinero ya había sido incorporado al Código Penal.

Cuando el funcionario preguntó cuándo, se le contestó que había sido en ese mismo día a las 3 de la madrugada y que por eso no había salido en los diarios. Ahí le mostraron el texto del delito de lavado de dinero y Kader Asmal quedó bastante conforme, pero le quedó claro que tanto senadores como diputados y el Poder Ejecutivo no tenían ningún apuro en aceptar la recomendación, sino que lo hicieron forzadamente para cuando el funcionario internacional llegara al país.

Luego interrogó acerca de la falta de tipificación del delito de terrorismo ya que al GAFI le preocupa el lavado de dinero proveniente del narcotráfico, del terrorismo y de ambas cosas juntas. Los diputados contestaron que el narcotráfico figura en el Código Penal y en una ley especial que le mostraron.

¿Y el terrorismo?, preguntó Kader Asmal. Los diputados del oficialismo empezaron a balbucear y le dijeron que el terrorismo no estaba legislado porque no se quería criminalizar la protesta social. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? refutó Kader Asmal y ahí varios kirchneristas se dedicaron a sanatear durante largo tiempo, cosa que no conformó a la delegación del GAFI, quienes afirmaron que si en febrero no se legislaba sobre terrorismo habría sanciones para la Argentina.

El jueves pasado el semanario “Newsweek” en castellano en su portada publicó una foto de Horacio Verbitsky con el titular: “EL PERIODISTA MÁS INFLUYENTE DEL GOBIERNO”. En el reportaje Verbitsky aseguró que el periodista más influyente de la Argentina es Morales Solá y hablo sobre diferentes temas de actualidad.

En el año 1998, el Congreso se propuso introducir la figura del arrepentido en el Código Penal con el objetivo de legalizar el testimonio de “los horneros” que, como se recuerda, fueron claves en el descubrimiento de los autores intelectuales y materiales del crimen de José Luís Cabezas. Finalmente esta figura no pudo incorporarse y en su lugar se creo la figura del testigo protegido.

La figura del arrepentido, conocido como pentiti en la legislación italiana, fue clave para desbaratar el terrorismo de las brigadas rojas y, unos años más tarde, sirvió para encarcelar a la mayoría del jefes mafiosos en Italia.

En EE. UU., cuando apareció el primer arrepentido en la década del ’60, la mafia italoamericana empezó a languidecer y recibió un golpe muy duro en 1993 cuando el fiscal de maniatan Rudy Giuliani logró encarcelar a John Gotti.

La Argentina tiene un obstáculo insalvable para incluir el delito de terrorismo, ya que Horacio Verbitsky se opone a incluirlo en el Código Penal. Este ministro sin cartera de Kirchner se encarga de analizar los ascensos de todas las FF. AA. de seguridad y de nombrar a los principales funcionarios de estas áreas.

Verbitsky es el crítico más tenaz de la represión de la subversión que ocurrió durante el proceso. El perteneció a la inteligencia de Montoneros, no se sabe si en un cargo importante, o si fue un monto de poca monta, es decir un perejil.

Condena la tortura tal como fue utilizada por los militares para obtener información sobre todos los cuadros de la guerrilla que finalmente fue exterminada.

El arrepentido puede cumplir la misma función del torturado, pero en vez de producirle vejámenes sobre su cuerpo obtiene, a cambio de su delación, una inmunidad total sobre sus delitos y una nueva identidad para no ser detectado por los terroristas.

Lo que queda claro es que Horacio Verbitsky y Kirchner no quieren que se legisle sobre terrorismo porque simplemente tienen simpatía por ellos.

¿Cuál podría ser la sanción del GAFI? En principio lo que se llama recomendación 21: “PRESTAR ESPECIAL ATENCIÓN A LAS OPERACIONES FINANCIERAS QUE VIENEN DESDE LA ARGENTINA”. Implica pérdida de prestigio y de confianza, ciertos obstáculos para transacciones financieras externas, un precedente para penas mayores y probables roces con los EE. UU.

Editoriales